29 enero, 2009

Un café irlandés


Lo dicho, durante estos días uno se pone reflexivo y no hay quién o qué que lo saque de ese estado. Podéis vituperarme todo lo que queráis, llevarme la contraria, humillarme en público (osea, aquí) al conseguir rebatir mis argumentos con razones algo más y mejor pensadas que las mías. Aún así, sabiendo que puedo ser objetivo de vuestras más sanguinarias buenas intenciones, me arriesgo a explicaros mi modo de ver la vida. Aquí tenéis mi yugular. Atacad con todo el cariño.

La verdad es que nunca antes me había encontrado impreso en un libro una idea loca que desde siempre ha rondado por mi cabeza. Esa idea no es otra que la idea del "destino". Los que intentamos escribir usamos a veces esta palabra con demasiada facilidad. "El destino es algo contra lo que se puede luchar", "el destino te lo montas tú", "no se puede luchar contra el destino", "estar con él/ella es tu destino", "el destino cual...", "el destino tal..." Seguro que muchas veces habéis oído cosas así o del mismo corte.

¿Y yo que pienso del destino? Si bien tengo una idea bastante clara sobre lo que es el destino ponerlo por escrito no es cosa sencilla (menos en una sola entrada). Bien sabéis alguno que lo mío no es la semántica lógica (puedo llamar a las cosas de las maneras más extravagantes y locas). El destino del que hablo, mi destino, no tiene nada que ver con el hado o el sino. Mi destino no está escrito, o por lo menos no como éstos. Yo soy quien decide en mi propia vida y soy yo quien escoge un destino y el camino a seguir.

Pocas veces me veréis mostrar indicios en lo que hablo o en lo que escribo de mi (aún penosa) religiosidad, pero si voy a hablar de destino tengo que hablar de Providencia y esta palabra echa para atrás a la mayoría de la gente que conozco (alguna mirada rara seguro que acabo de generar). Somos gente seria (XD) así que supongo que no habrá problema alguno en que siga por estos derroteros.

Como iba diciendo hablo de destino, hablo de Providencia y hablo de azar. Y creo en las tres, pese a que alguno me pueda decir que es imposible. Ninguna de las tres se enfrenta a la otra de manera directa y no hay en una algo que me haga dudar de la otra.

"La vida es como un libro de elige tu propia aventura. Tú decides tu destino y que camino tomar para llegar a él" rezaba la frase. Y no le quito ni una palabra. La vida es un libro. Un libro ya escrito, es cierto, pero sobre el que tenemos control absoluto del paso de las páginas. Hacia adelante, hacia atrás. Saltamos de página en página en el libro de la vida.

El libro está escrito, si, pero aún no hemos terminado de leer todos sus capítulos. Nosotros somos los personajes y la Providencia (mi personal y querido azar) es quien escribe. Nosotros elegimos nuestro camino, pero no somos nosotros quienes lo creamos. Y, pese a lo que algunos crean, existen más finales felices que tristes en el libro de nuestra vida (el escritor ha sido generoso). Sólo si elegimos voluntariamente mal entre las opciones que se nos ofrecen acabaremos con ese FIN prematuro que a nadie gusta ver, donde el protagonista comete ese último gran fallo y dónde ya no queda opción a pasar de página.

Quítame la Providencia y echa por tierra todas mis ideas, que aún así acabaré por creer en la magia. Puede que sea poco sólido, puede que suene infantil, fantasioso o sumamente oscuro, pero al menos déjame creer en las coincidencias, pues son demasiadas como para no saber que existe una razón para todo y que por algo he escrito esto y tú lo estás leyendo.

12 comentarios:

ana dijo...

Buenas noches. Te apoyo, en cuanto lo leí me recordó algo que hace bastante tiempo se repite en mi mente "Divina Providencia", y claro, al hablar de azar, casualidad, te lo tengo que contar. No se como lo verás, pero tal vez lo mío sea peor para algunos, que no para mi. Además es divina.

¡¡que aproveche el cafelito!!

P/D Comunicarte que un bloguero llamado cornelius ha escrito un estupendo manifiesto por la solidaridad.

Helena dijo...

"Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande, y eso que las he tenido de muchas clases. SI. Podría unir mi vida uniendo casualidades"

da igual si lo llamas magia, azar, destino, libro escrito, o casualidad, todas son interesantes si las sabes ver, pero también te pueden llevar por la calle de la amargura... te lo digo por experiencia... eso si, a mi me siguen encantando y todos los días tengo alguna casualidad!!

Agua dijo...

Hola!!!!! pues yo no te voy a llevar la contraria, puesto que lo que has escrito me parece totalmente coherente. Es cierto que usamos la palabra destino según le convenga a nuestra mente, para actuar o no hacerlo refugiandonos en él.

Pero lo mas cierto de todo es que nosotros elegimos, elegimos saltar, elegimos hablar, eligimos caminar a izquierda o a derecha (no hablo de politica eh?!).

Y al elegir vamos pasando paginas de nuestra propia historia.

Besos!!!!

The Jolly Joker dijo...

No te quito, no, nada, ni tiro tus ideas...

Porque las casualidades son demasiadas como para existir.

aLba dijo...

todo tiene tantos sentidos....

Helena dijo...

Vale, genial... hasta hoy no había oído que tenías la banda sonora de Amelie... una larga historia... que como bien dije puede que sea casualidad... pero hablando de casualidad, que lo de la banda sonora ya es una, hoy mi inspiracion (él) habla también de casualidades... como tu, como yo en mi comentario a ti, como la casualidad que estábamos esperando de la cita que dejé antes puesta por aki... y la contestación a esa cita... que hoy forma parte de la nueva entrada de él...

en fin, una rayada, que me sigue haciendo pensar en las casualidades
besos!

Parpadee dijo...

PARA ANA:
Lo de divina viene con el pack de las coincidencias. Hace falta tener un intelecto de esas características para coordinar todas esas "casualidades" que se dan en el mundo.

A ver si puedo echarle un ojo a ese manifiesto. Gracias por el detalle. ;)

Parpadee dijo...

PARA HELENA:
Cada minuto de nuestras vidas tiene su casualidad. Sólo hay que tener el corazón bien abierto (abierto en canal) para poder reconocerla.

Parpadee dijo...

PARA AGUA:
Cada uno es protagonista de su propia historia y personaje secundario en la de los demás. Nosotros elegimos.

- Si quieres ser feliz pasa a la página 988.

- Si no quieres ser feliz pasa a la página 323.

Parpadee dijo...

PARA THE JOLLY JOKER:
Si nos guiásemos por la ley del azar más impersonal el que tú o yo existamos y sigamos jugando por aquí tiene una probabilidad de 1 entre 10 mil billones de ser. Comprobado.

Quien no lo crea así que se compre un seguro de vida... le quedan como dos milésimas de segundo para dejar de existir. ;P

Parpadee dijo...

PARA ALBA:
Seremos más felices una vez descubramos cuáles son. Sólo hay que intentarlo.

Parpadee dijo...

PARA HELENA:
A veces (muchas veces)las casualidades vienen a nosotros. Otras muchas habrá que ir a su encuentro. Nosotros también somos generadores de casualidades.

La banda sonora de Amelie... lo más suave que tengo en mi colección. Me alegro de haber coincidido. ^^