01 febrero, 2009

Mala leche


Miedo me da venir así a escribir. Con una mala leche que no me aguanto ni yo. Furia autodestructiva. Despotricando contra todo. "Un día de esos" o más bien una mañana, porque presumiblemente estas cosas se pasan pronto. Mira que nunca tengo un mal despertar, pero cuando me duermo de mala baba me levanto de la misma guisa.

Muy bien, hablado esto ya con la almohada (hablado a mordiscos), creo que ya puedo poner las cosas claras una vez más. Seguramente mi propio ego (o mi sentido de la supervivencia) me impida escribir de manera clara, evitando así que los demás acaben por pillar mis indirectas. No, ni aún con un mechón de pelo arrancado en las manos suelto prenda (el que tenga ojos que vea).

Me parece triste, si, triste, mi situación actual. La verdad es que pocas veces me dejo llevar por ella mostrando de verdad el alcance de la misma, pero en algún momento esto tendrá que cambiar. Supongo que será por la edad. Para algunos cumplir los 21 significa alcanzar la madurez (y no estoy yo tan seguro). Problemas en casa, en la uni, con los amigos y conmigo mismo. No está esto ordenado en función de la gravedad, pero se acerca.

A veces me embriaga esa sensación e libertad y me dan ganas de romper con todo, de huir. Mi casa ha llegado a no ser ya mi hogar. La uni es la protagonista de una relación agridulce. Mis amigos... son un sol, con ellos no tengo problemas, sino que más bien soy yo el problema. Demasiado ojo crítico vuelto hacia mi ombligo. Frustración y ganas de matar a alguien (o por lo menos de romper una puerta a puñetazos).

Un día de estos prometo dejar esas maneras crípticas y hablar con franqueza. Hasta entonces esperaré a que las teclas de mi ordendor se enfríen un poco.

8 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

Bueno, tu tranquilo, que son rachas por las que todos pasamos. Cada uno madura a su edad, y que cumplas unos años u otros no significa que no tengas problema, sino que estos cambian porque cambian tus intereses. Intenta arreglarlos de uno en uno y no pensar en todos los demás mientas lo hagas.
Ánimo! y escribe que es una buena terapia!

Eterna dijo...

Te compraré un saco de boxeo para esa frustración.
Y esperaré a escuchar.

Agua dijo...

Bueno todos tenemos dias en los que tenmos ganas de "ganas de matar a alguien" jejejejej a mi me pasa amenudo :-P
Besitos y a dejar q pase la tormenta!

The Jolly Joker dijo...

Hey! Uno es mal crítico de si mismo. Aquí estamos para escuchar lo que haga falta antes de que te rompas los nudillos.

(Buena idea lo del saco, Berta, que no sea muy duro)

Un saludo!

Parpadee dijo...

PARA PROYECTO DE ESCRITORA:
Muchas gracias. Todos maduramos a una edad. Sólo espero que a míme toque pronto.

Y, si, escribir es muy buena terapia, no veas cuanto. ^^

Parpadee dijo...

PARA ETERNA:
No estaría nada mal tener uno de esos. Así de paso me pondría un poco en forma.

A ver si un día logro soltar la lengua.

Parpadee dijo...

PARA AGUA:
Al menos se puede decir que después de la tormenta viene la calma. Y se aprende mucho de esas tormentas.

Prefiero pagar estas rachas con las purtas de mi casa.

Parpadee dijo...

PARA THE JOLLY JOKER:
¿Y no cabe la posibilidad de hablar y luego romperme los nudillos? XD

En serio, un día de estos me abro.