04 enero, 2009

Un sorbete como los de antes


Llevo ya varios días alejado del mundanal ruido. Me he clausurado entre cuatro paredes donde lo único que podía oír era el atípico ritmo de mi corazón. Y como no podía ser de otro modo mi cabeza volvió atrás en el tiempo. Tampoco muchos años, pues a estas edades lo último que quieres es recordar tus "agradables" años de primaria.

No he tenido una vida muy activa. No creo que pudiese llenar más que unas pocas páginas con lo más destacable de mi trayectoria en este mundo. No llevo lo que puede denominarse como un modo de vida intenso, pero he pasado por mis momentos y nadie salvo yo sabe el valor que esos recuerdos tienen para mí. Y me he dado cuenta de la capacidad que tengo para recordar nítidamente sólo lo que me interesa. Podría olvidarme de vuestro nombre al día de haberos conocido, tal vez al mes os lo vuelva a preguntar avergonzado, pero si marcáis mi vida de algún modo, si grabáis vuestro nombre en uno de mis días, os aseguro que no pasarán 100 años sin que me acuerde de vosotros.

Volviendo al tema os decía que navegando en el baúl de los recuerdos he vuelto años atrás, unos cuantos. Creo que podría decir que hace 4 años y medio que no la veo. Y justamente ahora vuelve a mi mente. Ella: uno de los Grandes Errores de mi vida.

Ella no ha tenido culpa alguna en todo esto, más bien al contrario. Si pudiese volver atrás en el tiempo... Quién diga que el peor dolor del mundo es el de perder al ser amado no sabe lo que es perder al ser amado por propia mediocridad, por cobardía. Y ya es muy tarde. Y cada día que pasa pesa, pesa sobre la recompensa que hay por mi cabeza. El día que me la encuentre ella podrá cobrársela toda y con intereses. Me lo tengo bien merecido.

Recuerdo cada momento y cada gesto suyo como si estuviera delante. Y recuerdo lo que sentía. Y maldigo el día (esa noche) en que olvidé su nombre. Maldigo el haber esperado su encuentro durante 2 años y no haberlo hecho en ese momento. La última imagen que se llevó de mi fué el de una cara de idiota, un tipo embobado sin capacidad de reacción en mitad de la calle. Creo que me lo tenía merecido.

Recordando aquellos años me lleno de nostalgia. Mi cabeza tiende a pintar todos esos recuerdos con un marco dorado, esperando que algún día vuelvan a repetirse. Pero las cosas nunca ocurren del mismo modo, para bien o para mal. Habrá que volver a improvisar. El que encuentre el guión de mi vida, por favor, que me lo haga saber.

Quién me madaría a mí quedarme en casa...

6 comentarios:

pablo blanco dijo...

Javi, eso te pasa por vago XD
¡Ella! ¿Por qué siempre tiene que haber una ella? ¿Por qué? Ay, amor, maldita tortura... en fin, ya hablaremos con calma.
¡Qué blog más chulo! ¿POR QUÉ NO VIENE ALGUIEN Y TUNEA MI BLOG POR EL AMOR DE DIOS BENDIO?
Abrazo de oso invernal.

Eterna dijo...

Y quedarse en la cama o en casa a veces da demasiado que pensar...

Parpadee dijo...

PARA PABLO:
Bueno, si, fue la primera. A ver si un día de estos hablamos.

Pues si quieres tunear el blog habla con Eterna, que ella es la que domina. Yo sólo he tirado por lo sencillo (una plantilla prediseñada XD).

Parpadee dijo...

PARA ETERNA:
No puedo decir que no me haya servido esta "estancia" en casa, pero a la próxima huyo y me doy unas vueltas por el centro.

Proyecto de Escritora dijo...

No es lo que hagas, sino como lo cuentes. Todos tenemos cosas interesantes que contar en nuestra vida, y si ves que no es así, a hacer cosas pero ya!!
A mi eso también me pasa, eso de volver unos años atras a rememorar sucesos una y otra vez. pero no es malo si no te quedas allí siempre.
Besos!!

Parpadee dijo...

PARA PROYECTO DE ESCRITORA:
Es recordando mi pasado cuando veo lo poco que hay. Mirando al presente veo mil y un cosas que las que hablar.

Procuraré no estancarme más en el pasado. ;p