17 marzo, 2009

Un dolar, un vaso


Los silencios mal llevados siempre han sido parte fundamental e insustituible de mi vida. La boca cerrada cuando debería estar abierta y sincera, la mirada ida y el gesto cuidadosamente calculado. Soy un maestro de los silencios, el amo del mutismo voluntario, el indiscutible campeón de los labios sellados.

Y tras un rato callado me pregunto como extrañado ¿qué me ha llevado a mí a cerrar la boca y guardarla con candado? ¿qué me aporta? La mitad de ocasiones la pregunta no obtiene respuesta por mi parte. Callo hasta para mí mismo y me niego la palabra. Y hay veces que sufro (porque otras muchas no son sino un mal día o la necesidad imperiosa de algo de azúcar) y me lo callo, no buscando una respuesta, a la vez que gimo por una solución. Tal vez el orgullo sea el más fiero de los pegamentos y mi lengua un músculo débil que no opone resistencia.

Como siempre, mi amor eterno, el tiempo, acaba por hacerme entender con una caricia o un atinado bofetón lo que en un principio se me presentaba oscuro y misterioso. Es el tiempo lo que todo lo cura, y en ocasiones lo que nos enseña la herida que nosotros mismos debemos cerrar. Heridas abiertas y sangrantes que tiendo a coleccionar, así como otras mentiras y miradas de reojo.

Hay noches en las que desearía tumbarme y contarle a las estrella a cada una un secreto. Las mentiras voluntarias, compartidas, son secretos.

El que tenga alma que lea, escuche, vea y entienda.

12 comentarios:

galicia maravillas dijo...

Me has recordado la película de "Sexo, mentiras y cintas de vídeo". Sobre todo por eso de... "tumbarse y contarle a las estrellas..." :) hay una escena de la película, en el porche, en la que dicen que va a llover (me encantó esa escena, casi es lo único que recuerdo...); ésto es un secreto :) ...mentira compartida :p
feliz semana!

Agua dijo...

Bueno almenos no te pueden tachar de bocazas, que es lo que me pasa a mi... a veces por hablar demasiado uno tmb se mete en cada berengenal!!! Besitos de miercoles!

Someone exactly like you. dijo...

Cuando las bocas se cierran es porque algo importante iba a ser dicho






:)

Eterna dijo...

Y quien calla otroga.

aLba (*) dijo...

contarle a las estrellas mil mentiras inventadas..

R. dijo...

A mí me pasa lo contrario, hablo cuando no tengo que hablar.

Yo creo que se conoce mejor a las personas por sus silencios que por sus palabras.

Parpadee dijo...

PARA GALICIA MARAVILLAS:
Pues ahora que podemos aprovechemos para tumbarnos bajo las estrellas.

Compartir mentiras y verdades como puños.

Parpadee dijo...

PARA AGUA:
Bueno, al menos si no puedes tener la boca cerrada que sea por soltar verdades. :)

Un servidor tiene la mala costumbre de decir mentiras y callar verdades.

Parpadee dijo...

PARA SOMEONE EXACTLY LIKE YOU:
Touché...






;)

Parpadee dijo...

PARA ETERNA:
Jaque-mate para la señorita.

Parpadee dijo...

PARA ALBA(*):
Y que las estrellas te devuelvan el favor dando respuesta a mil preguntas calladas.

Las estrellas no saben mentir. :)

Parpadee dijo...

PARA R.:
Un silencio vale más que mil palabras. Eso dicen. Pero mil palabras cambian el mundo y una boca callada lo mantiene como está.

A darle caña a esta boca nuestra. ;)