25 marzo, 2009

Alcohol de quemar


¿Cómo es que me duele algo que no tengo? Me duele, y me duele horrores. Nunca había sucedido de esta manera antes y espero sinceramente que no vuelva a suceder. Es como si echase en falta un tercer brazo, una segunda boca o el sexto dedo de mi mano derecha. Algo que no se tiene ni se ha tenido nunca no puede doler. Aún así el dolor me atenaza la boca del estómago y me espesa la sangre. Una broma pesada, una locura.

¿Y cómo es que me duelen entonces sus caricias? Nunca las he tenido ¿Y su mirada pasando alternativamente de mis ojos a mi boca? Nunca ha sido así, ni he tenido el placer. Y aún así me duele su ausencia. Me duele su ausencia y la pesada e inmensa culpa de haberla perdido. Hecho en falta sus abrazos, sus brazos. Donde debía haber una marca de carmín hay ahora piel rasgada. Si todo hubiera sido distinto, si yo hubiera sido valiente en su momento, ahora mismo contaría con sus manos enredadas jugando con mi pelo. Si al menos hubiera sido un hombre cuando tuve ocasión sentiría ahora el roce de sus mejillas junto a la mía y sabría perfectamente cuál es el sabor de sus labios.

Justicia poética aplicada con el rigor de quien perdona pero sabe lo que es justo. Castigo razonable, necesario e insuficiente administrado en dosis ora pequeñas ora mayores. Una vida de crímenes se paga de este modo, con la certeza de que lo que ocurre es por tu bien, donde no hay palabra de aliento en esos duros momentos. Mis 7 amigos capitales suelen devolver los favores de flaca manera y no hay queja que valga.

No he sido valiente. No lo he sido en la vida, pero espero poder llegar a serlo alguna vez. Aunque sea al final de mis días, en una última muestra de fuerza de voluntad. Por ahora asumo mi estado, y doy un paso atrás. Hay cosas que no pueden borrarse, una de ellas el pasado. Arrastrando vengo una larga lista de juicios pendientes y otras tantas de condenas sin cumplir.

Cuando no te queda asidero y echas la mano a tu espalda en busca de uno, ves que no hay sujeción posible y caes. Justicia poética. Presente, pasado y futuro se alían para jugarme una mala pasada.

16 comentarios:

aLba (*) dijo...

yo añoro lo que nunca tuve..
es raro que duela si nunca lo has poseido no ? .. porque pr tanto.. nunca lo has perdido.. y solo duele lo que se nos escapa..

Quijo dijo...

Duele...es curioso...es como si de pronto una mano desapareciera, como di un pie ya no estuvise....raro, pero cierto ....duele...No atreverse a hacer las cosas en su momento, siempre nos pasa factura, pero debemos quedarnos con lo bueno: aprender y ser algo más valientes la próxima vez, y seguir hacia delente, eso siempre! :)
UN abrazo!!

Agua dijo...

Pues hoy me siento super identifcada con tu texto, como puede ser que duela algo que no has tenido? pues no lo se, pero a mi me duele y me desgarra el pensamiento cada vez que sus ojos aparecen en mi mente...y cada vez que tomamos un cafe, o comemos juntos ya ni te cuento...la valentia tampoco fue nunca mi fuerte, de hecho soy cobarde de profesión...quizas con el tiempo aprendamos a ser valientes y a abrir la boca en el momento oportuno...aunque se que no sirven de mucho las palabras, animos!! Besos!!!

Eterna dijo...

Arrepentirse no es una opción. Plánteate quién quieres ser. Qué quieres hacer.

Y hazlo.

Someone exactly like you. dijo...

No hay nada mas bello que lo que nunca he tenido,nada más amado que lo que perdíii (8)



Tenlo,y luego si quiere que duela.Que arda.

Helena dijo...

Es muy muy muy bonito.
Yo me he sentido así alguna vez, pero no lo he llegado a escribir tan jurídicamente poetico.

Muchos besos!

Chica de ayer dijo...

Duele hasta leerlo.

Un beso

ele* dijo...

A mi a veces, también me duelen todas estas cosas que nunca he tenido. A veces, me gustaría haberlas perdido pero que hubieran sido reales. Al menos, no tendría miedo en sentir algo que ha existido.

Por eso, creo que a veces, estoy realmente tan perdida y tengo miedo.

Mañana será un día mejor (espero), por la tarde me pasearé por las nubes, destino: Estambul.

un beso;)

Parpadee dijo...

PARA ALBA(*):
Es un dolor hipotético, que duele hipotéticamente en el hipotético caso de que lo hubiésemos tenido.

Parpadee dijo...

PARA QUIJO:
Del dolor se aprende y del dolor virtual se aprende a no caer en la fantasía sufriente, la que nos destroza sin que podamos hacer nada.

Gracias por pasarte una vez más.

Parpadee dijo...

PARA AGUA:
Cobardes de profesión. Espero que un día de estos acabemos en el paro.

Prometo firmemente dejar el gremio, ¿y tú? :)

Parpadee dijo...

PARA ETERNA:
Quiero ser un Hombre. Y para eso yo solo no me valgo.

El tortazo me lo llevo seguro, pero luego enseñaré orgulloso mi herida de guerra.

Parpadee dijo...

PARA SOMEONE EXACTLY LIKE YOU:
Ahí, pinchando para que salte. Pero no te quito razón. ;)

¿Tenerlo? Nah, lo estoy dejando, ¿sabes?

Parpadee dijo...

PARA HELENA:
¡Jurídicamente poético! Eso venido de ti tiene un sentido mayor aún si cabe.

Gracias por el cumplido. ^^

Parpadee dijo...

PARA LA CHICA DE AYER:
Soy de los que dan un palo y luego un caramelo. Pronto el caramelo. ;p

Gracias por pasarte.

Parpadee dijo...

PARA ELE*:
Siempre encontraremos a alguien que nos haga de brújula y refugio. Alguien que haga de esas fantasías algo real. Algo para recordar.

Estambul, un sitio mágico. Ya nos contarás. ;)