14 diciembre, 2008

La lágrima que colmó el vaso


Me gustaría hacer esto un poco más impersonal, que los demás pudiesen leer estas palabras sin sentir que han salido de mí, sino que abarcan una realidad más grande que la experiencia personal de un servidor. Pero la cosa es como es. Quisiera que esto acabase de una vez, da igual la manera, pero cada día siento un abotargamiento mayor en mis músculos. La tensión aumenta cada día y las pulsaciones también. Ojalá nunca la hubiera conocido.

Iba a haceros la típica pregunta: que si alguna vez habíais sentido algo así, que si habíais pasado por lo mismo y esas cosas, pero odio los tópicos. Sé que muchos ya habéis pasado por experiencias similares, seguramente de mayor evergadura. La gente suele ir un paso por delante de mí en todo lo que viene a ser experiencia de vida. Esto no lo he oído de la boca de nadie, sino que yo mismo me doy cuenta de lo inocente que puedo llegar a ser a veces. Tal vez, de cuando en cuando, acierte a dar un paso adelante (¡mira tú nuestro niño como crece!), pero más bien habrá sido por la suerte del principiante que por madurez. Espero llegar a reírme de esto algún día, pues ahora no me hace ni ... gracia.

Pero es que se me parten las entrañas y se me conmueve el alma. Queriéndola y dejándola de querer. Luchando contra mí mismo una y otra vez. Esperando no mandar todo al trasto con un estúpido "te quiero" o con una sonrisa de complicidad. Los 5 sentidos puestos en Ella y otros 5 peleando por huir. Quiero que esto acabe de una vez.

Mis manos me dicen que no siga escribiendo, temblando convulsas a causa de la lucha interior. Mis mejillas sonrojadas y el pulso por las nubes (patético). La música a tope no hace sino agravar el asunto. ¿Por que no me lo pone fácil y se larga a un país lejano? ¿No ve el daño que me hace? ¿Acaso no veo el daño que me inflijo? Claro que ninguno de los dos lo ve. Una apenas se acuerda de mi nombre y uno es demasiado cobarde como para dar el paso. El paso atrás.

Quisiera que esto acabase y que se acabaran estas absurdas entradas (pepsi, coca-cola ¡¿que más da?!). Sólo una cosa pido: cesar con esto ¿tan difícil es? No quiero más caras de comprensión ni palabras de ánimo, quiero verdades. Verdades crudas y sangrantes. Y es que tenéis poco tiempo antes de que reviente. 10... 9... 8...

¡Un saludo!

6 comentarios:

Eterna dijo...

No sé qué cable cortar, si el rojo o el azul. ¡Malditas películas, nunca nos enseñan nada!

El paso atrás nunca, atrás sólo hay que ir en contadas ocasiones y sólo para coger impulso. El resto del tiempo está prohibido. Si quieres toma la bifurcación que te aleje de ella, pero siempre hacia delante.

Y olvida y quiere y olvida y quiere. Porque en eso consiste. Maldita lucha interna y el corazón como una bomba de relojería.

ana dijo...

Impersonalmente, como dices te gusta hacer, sin hacerlo. A mi, me gusta más el plural, me da mas vidilla. Como no quieres ánimos ni comprensión te dejamos tranquilo, por lo menos, por lo menos, hasta que leas esto. Que no, es broma.

Queríamos conocerle y seguimos su rastro como mejor imaginábamos. (santa paciencia e impaciencia) y... por aquí seguimos. ¿cuantos años eran?

Hay que cuidar ese corazoncito. No queremos que estalle.

Parpadee dijo...

PARA ETERNA:
Nunca he visto explotar una bomba por darle al cable que no era, ergo, da igual cual cortes.

Olvidar y querer... cosa complicada si nunca olvido a quienes quiero...

Parpadee dijo...

PARA ANA:
Pues no sabría si darte la razón, escribo como escribo, y más aún sobre este dichoso temita.

¿Que seguís su rastro? Ese plural si que me inquieta.


P.D.: ¿Años?

R. dijo...

Gracias por tus palabras en mi blog, agradezco mucho vuestros comentarios. (:

Parpadee dijo...

PARA R.:
No hay de qué. Créeme que los comentarios surgen tras leer lo que escribes. Algo así como una retroalimentación. ^^